martes, 16 de enero de 2018

RAQUETADA - BRAÑAS DE CALDAS 14-01-18


V RAQUETADA - 3ª TRAVESÍA “BRAÑAS DE CALDAS” (Caldas de Luna)

14-01-18                              (Domingo)
                
Estrenamos este 2018 con una ruta de raquetas aprovechando la nieve caída hasta el mismo día anterior, incluso en la capital. La participación se quedó en cuatro participantes: José Antonio, José Carlos, Alex H. y yo, saliendo en mi furgoneta a las 8:30 horas de Guzmán. En La Magdalena entramos a la autopista para pasar el tramo del pantano de Luna, que poco a poco se va recuperando de la extrema sequía del pasado año. Abandonamos la misma tras el puente colgante para dirigirnos hacia Caldas de Luna, (1170 m), donde aparcamos cerca del balneario, ahora cerrado. Nos preparamos para la ruta mientras el cielo despejado de León se cubría de nubes que llegaban del Norte.
A las 10:00 horas emprendimos la marcha dejando atrás las instalaciones de dicho balneario y sacamos una foto en un manantial cercano de aguas cálidas. Enseguida se terminó el asfalto y entramos en el ancho camino paralelo al arroyo Carrió. La nieve cubría por completo el terreo e incluso había que tener precaución con el hielo en muchos sitios, no fue solo uno el que resbaló y cayó por su culpa. Tras varios metros recorridos llegamos al primer túnel de forma circular que pasa bajo la autopista León – Campomanes. El camino seguía por la parte contraria paralelo a dicha autopista antes de volver a cruzarla por otro túnel similar. A la vista teníamos ya las dos entradas del túnel del Negrón que comunica las provincias leonesa u asturiana por esa vía rápida.
Llegamos a su altura donde la ruta señalizada de Las Brañas de Caldas se bifurca en los dos ramales, de ida y de vuelta hasta ese punto. Como nuestro objetivo era la ascensión al pico Negrón, decidimos continuar en sentido contrario a las marcas de la misma. Nos metimos por el ramal que comienza a subir por la ladera que cubre las entradas de los túneles de la autopista mencionados y donde la nieve se iba a cumulando cada vez más, aunque de momento ninguno habíamos puesto las raquetas. El camino ya se había estrechado y se metía entre matorral y arbustos.
A las 11:05 horas llegamos a las brañas de Gameo, un grupo de cabañas en diferentes estados de conservación y algunas engullidas por la maleza. Se emplazan a 1290 metros de altitud y llevábamos 2,600 Km. En este punto termina el camino y continua un sendero que ahora era invisible bajo la nieve. Yo llevaba la ruta metida en el GPS, pero incluso así, con el pequeño error de margen que tienen estos instrumentos, nos era difícil encontrarlo y seguirlo. Por ello fuimos subiendo por donde mejor pudimos cada uno. Ya la última vez que la hice, en sentido contrario y también con nieve, nos fue complicado pasar este tramo, y de aquella sin GPS ni nada similar.
Fue José Antonio el que dio con dicho sendero un poco más marcado y por la parte alta, pegado a la rocas. Aléx le siguió y José Carlos y yo subimos más directamente a su encuentro más adelante. Las vistas ya comenzaban a ser amplias y bonitas hacia atrás y cuando salía el sol destacaba todo ello. El valle por cuyas laderas avanzábamos era el del arroyo Carrió y tras el mismo se elevaban las cumbres del pico Las Varas o el Alto de Los Hoyos que nos separaban también del Valle de Arbás.
De nuevo reunidos seguimos por ese sendero medio marcado que poco a poco fue girando para meterse en el valle del arroyo del Maderal. Fue entonces cuando decidimos colocar ya las raquetas antes de descender un tramo hacia una vaguada por la que se remontaba luego una fuerte pendiente hacia el collado de La Divisa. Hacia él emprendimos la subida mientras que José Carlos lo hacía unos metros por encima con la intención de subir a la cumbre. A las 13:30 horas llegamos nosotros a este collado situado a 1500 metros de altitud y justo bajo el cual pasan los túneles de la autopista. Llevábamos 4,600 Km.
Salvo José Carlos, al que le veíamos por encima, ninguno estábamos animados a subir al pico Negrón o Barradal. Desde allí aún nos restaban unos 400 metros de desnivel, y aunque la pendiente no se veía muy pronunciada, por mi parte no tenía ni fuerzas ni mucho ánimo para subir. Un poco por debajo, hacia el valle de Lavén, hay un refugio al que nos acercamos mientras veía a José Carlos seguir hacia arriba. Encima no teníamos cobertura para hablar con él.
En él nos acomodamos para comer, aunque se quedaba uno frío. Al poco llegó José Carlos, que había cambiado de opinión. Aunque había chimenea y algo de leña, no teníamos intención de estar mucho allí y no prendimos.
A las 14:40 horas retomamos la marcha para descender por un camino que partía de ese refugio. Frente a nosotros se elevaba la cumbre del Cirbanal. El sol estaba ahora más o menos claro y el paisaje relucía con él. Pasamos por encima de las cabañas de Cacabillos antes de llegar al arroyo del mismo nombre. No había puente alguno y cada uno lo pasó por donde mejor lo vio. El camino continuaba por la ladera de este valle de Lavén y mientras avanzábamos por él vimos como se cubría el cielo en pocos minutos y comenzaban a escaparse chispas de nieve. De nuevo la falta de estacas en un determinado punto nos hizo dudar y gracias al GPS abandonamos el camino para echarnos hacia el fondo del valle por donde iba la ruta.
Pasamos entre algo de arboleda y no tardamos en llegar a las brañas de Lavén, otro grupo de cabañas en distintos estados de conservación. Están a unos 1300 metros de altitud y llevábamos 7,600 Km hechos. Un corto tramo más adelante cruzamos un arroyo lateral antes de comenzar un remonte de pendiente considerable que zigzagueaba por la loma para salvar el paso de un pequeño desfiladero del arroyo principal. Pasamos al lado de formaciones rocosas en las que vimos numerosos carámbanos de hielo, algunos de gran tamaño. El sendero nos llevó a un alto por encima de la otra parte del valle cubierta por un robledal hacia el que se metía la ruta. Alex y yo hicimos una parada allí para quitarnos las raquetas ya que en la roca no eran muy cómodas. Tras este tramo vimos que se podían haber mantenido, aunque tampoco se avanzó mal sin ellas.
Nos metimos hacia este bosque por el que bajaba el sendero en este último trecho de la ruta. Seguía cerrado el día y la nieve se escapaba. De esa forma llegamos a las inmediaciones de la entrada a los túneles donde cerramos la parte circular de la ruta. Nos restaban los últimos 2,000 Km a Caldas. Cruzamos de nuevo los dos pasos bajo la autovía y a las 17:30 horas terminábamos la marcha en el Balneario. En esos momentos el sol ya poniéndose salía entre nubarrones al Oeste. El GPS daba estos datos: 10,600 Km hechos con un desnivel acumulado de 445 m.
Nos cambiamos allí mismo y emprendimos el regreso poco después. Decidimos no coger la autopista y en el pantano hicimos alguna parada pasa sacar algunas fotos del mismo al atardecer. Ya en La Magdalena paramos de nuevo unos minutos a tomar un café. De noche por completo realizamos el último tramo del viaje a León donde llegamos a las 19:50 horas.
Este fue el transcurso de la primera ruta del año. Sencilla, pero con encanto.   


                         MAPA DE LA RUTA                         
 MAPA ESQUEMA
MAPA Y ENLACE RUTA GPS:

 LEÓN

 PUENTE COLGANTE DE LUNA
 CALDAS DE LUNA



 CARTEL INDICADOR DE LA RUTA
 PARTE INICIAL
 TÚNEL BAJO LA AUTOPISTA
 ENTRADAS A LOS TÚNELES DEL NEGRÓN

 DESVÍO AL RAMAL
 POR ENCIMA DE LOS TÚNELES
CAMINO A LA PRIMERA BRAÑA
 BRAÑAS DE GAMEO



 CAMPO A TRAVÉS
 PANORAMICA



 COLLADA DE LA DIVISA




 VALLE DE LAVÉN Y CUMBRES


CRUCE DEL RÍO
 CABAÑAS DEL RECUESTO


 BRAÑAS DE LAVÉN




 UN BUEN POLO HELADO
 ROBLEDAL
 CERRANDO EL LAZO
 PARALELOS A LA AUTOPISTA


 ÚLTIMOS RAYOS DE SOL
 ESTAMPA AL ATARDECER
LOS BARRIOS DE LUNA